MAGALLANES Y COBRELOA EMPATAN 0-0 MOSTRANDO UN FUTBOL INTRASCENDENTE Y SIN EMOCIÓN, AUN ASÍ, AMBOS CONSIGUEN SUS OBJETIVOS

00000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000 magallabes cobreloaSe esperaba mucho más pero al final ambas escuadras jugaron cuidando no perder, si bien Magallanes cumplió la misión de permanecer en la b, la actuación ante los loinos dejo muchas dudas de la capacidad del equipo y cuerpo técnico que tendrán que sacar muchas conclusiones y rearmar un plantel para el 2019 si de verdad se querrá pelear por cosas importantes. Partido lento y donde nadie arriesgo nada. Ahora vendrán los análisis y esperemos que la Sociedad Anónima pueda asumir un plantel competitivo la próxima temporada.

Un partido a estadio repleto inicio en San Bernardo y luego de un buen ritmo he intensidad inicial, tanto carabeleros como loinos  se entramparon en jugadas frontales y donde las defensas preferían cerrarse a fin de impedir cualquier pelota que arriesgara las porterías respectivas.  Algunos desbordes por las bandas y uno que otro disparo a portería y nada más en el primer acto.

El segundo tiempo y luego de varios minutos por fin un borde de Barroilhet a los 60 minutos  con buena llegada de Magallanes, lo que demostraba  la poca intensión  incluso de ambas escuadras que  de alguna manera prefería uno mantenerse en la categoría y el otro  asegurar el segundo lugar de la tabla y esperar al ganador de la liguilla.       Nuevamente Barroilhet a os 65 que tras cabezazo por nada se salvan los locales que apoyados masivamente en las tribunas no cumplían las expectativas de su parcialidad.   Ambas escuadras no se apuraban, mucho toque intrascendente y solo los errores contrarios eran aprovechados si se daban los espacios.    La lesión de Reyes en Magallanes provoco varios cambios de posesión y también obligo a Correa a proteger aún más las llegadas visitantes que parecían nunca llegar a la portería de Mall.    Ya en la recta final todo era lento, como si cada equipo quisiera solo esperar el pitazo final y sacarse el compromiso de encima.    Magallanes tocaba y tocaba sin profundidad y luego lo mismo pero del lado naranja. Sosa era el que más entusiasmo colocaba pero poco del resto, la idea era no pasar zozobras  en su propia  área y así todo volvía a continuar.    El pitazo final lo decía todo, ambas escudras se abrazan y a las duchas sabiendo que la misión se uno mantener la categoría y otro esperar al finalista de la liguilla para la el ascenso se había cumplido.  Otro año mas en el fondo de la tabla, otro año en lo mismo.

Por Francisco Yañez B. (Panchoka)