UN EXTRAVIADO MAGALLANES CAE 2-1 DE LOCAL ANTE COPIAPÓ EN SAN BERNARDO

magallanes vs copiapo 2018

Un partido que inicia con gran intensidad física y  constantes movimientos de posición  que de alguna manera ayudaron al dinamismo en las aproximaciones a portería,  es en este sentido cuando  es el cuadro Copiapino tras jugada colectiva llegarían al gol tempranamente,  Lukas Soza pone el botín a los siete minutos y el 0-1 que lo deja cuesta arriba para los de Balladares que jamas reaccionaron con decisión, solo y por varios minutos un tibio control de las acciones que si bien hizo trabajar al portero nortino no fue lo suficientemente fino para concretar.    Copiapó de alguna dándose cuenta de la juventud de su rival espero jugar al  error del contrario y con el gol a favor prefería manejar  los tiempos,  un momento de lucidez al minuto 36 cuando  Aranguiz vía magnifico  tiro libre lo deja todo empatado, el 1-1 abre el juego y ambas escuadras se turnan en enredadas  llegadas que duran  hasta el descanso. 

El inicio del segundo tiempo Copiapó entro con todo y mas concentrado,  por su parte Magallanes deja los pelotazos y comienza a tocar reiteradamente  a fin de intentar  asumir un rol con más tenencia de balón,   Jones, Sosa y García intentan ser más protagónicos, sin embargo es la visita la que se equivoca menos con la pelota en los pies, llegando más y mejor.   Magallanes a ratos corría detrás el balón y eso lo complicaba todo,  Balladares manda entonces dos cambios al hilo a fin de capturar el medio campo que era nortino, de esta forma la confianza cambia un poco y Magallanes mejora por algunos minutos,   en eso se estaba cuando aparece el típico grueso error defensivo carabelero,  una pelota robada  donde aparece el “Paco Ibáñez que la coloca sutilmente al costado derecho batiendo a Mall, minuto 63 y el 2-1 era acorde a lo que se veía en la cancha.   Balladares luego manda al francés  Barroilhet a la cancha a fin de dar más poder ofensivo,  esto se logra pero el desorden albiceleste ya estaba instalado  y dejando muchos espacios atrás.   No se entendía como Magallanes había esperado 70 minutos para ser profundo, con cambios tardíos y que debía reaccionar a la desventaja del resultado.    A Copiapó solo le basto con cerrarse bien y espera el contragolpe.  Magallanes era un atado de errores,  de nervios, con  jugadores confundidos que cada semana cambian de posición para intentaban resolver de manera individual casi  con improvisación.   Hay que decirlo derechamente y ya no lo podemos ocultar,   la fórmula Balladares derechamente ya no le alcanza para solucionar el acertijo que le pone el rival cada semana y es por qué nadie tiene idea a que se juega y por qué eso mismo es traspasado finalmente a los jugadores, sumado a que algunos de ellos no tienen la jerarquía  suficiente y tampoco le terminan de solucionaran el problema  futbolístico que le impone el rival de turno.     En resumidas cuentas, otra derrota que duele y que nos hace sentir impotentes ante tanta inoperancia ante una hinchada fiel que no se la merece.